“Manuela Carmena y otros compañeros valientes como ella cambiaron los abusos, palizas, corrupción y muchas muertes sin explicación”

0

Durante los 60, 70 y 80 San José de Valderas fue un barrio golpeado con mucha dureza por la heroína. Toda una generación de jóvenes desapareció durante esos años y posteriores a consecuencia del sida, la  hepatitis C, etc… Todos los que han vivido esos años tienen algún amigo directo, compañero o conocido fallecido de sobredosis. Hoy nos escribe Aurelio Rodriguez, una persona que sobrevivió a todo eso y que nos traslada otra visión de la Alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, sobre su labor en aquellos años:

Doña Manuela Carmena, yo que la conocí cuando era usted juez de vigilancia en Madrid y yo un interno de Carabanchel, enganchado y totalmente ignorante de las leyes penales y carcelarias.Recuerdo tener 18 años la primera vez que ingresé en Carabanchel por un simulacro de robo. Ni siquiera fue un robo ¡dios mio! ¡Que pardillos!

La primera entrada en la cárcel de hombres siendo unos niños, por mucho que nos creíamos unos machitos, chungos y peligrosos. Cuando entramos a la rotonda, donde desembocan todas las galerías, solo el eco de las risas y comentarios intimidatorios de los presos que salen a recibir los nuevos ingresos o caperucitas rojas, como te llaman la primera vez que entras, esos ecos se te clavan en el cerebro y las carnes, no digo músculos ni nervios porque te desaparecen todos los indicios masculinos ante tantos machos alfa dispuestos a matar por quitarle el dinero, el oro o la dignidad a los ingresos nuevos.

Cuando los chavales que entran ven la realidad de la cárcel y que los kies de verdad tienen de 25 a 50 años y media vida en cárceles de primer grado y matan por un café, una china de costo o una pastilla para dormir, te cagas de miedo. Después tu vida depende de varios factores que se den a tu favor para salvarte tanto vital como digna y moralmente.De los 15 o 20 que entran nuevos unos 5 o 6. Se desmayan, les entran en ataques de epilepsia o de ansiedad, no les sirve de nada.

Los shirleros de primer contacto no te dan ningún crédito y aparte de cachearte y quitarte todo lo que lleves de valor, incluidas las playeras de marca, chaquetas de piel o prendas caras y fáciles de vender. Yo reconozco mi propio miedo, aunque al haber sido prematuro en la época de robos de coche y otros chanchullos de bajar al sur a por hachís conocí a los mejores de esa época y no es que este orgulloso pero es verdad que prefiero ser pez grande en la cárcel a ser pez pequeño.

Vuelvo a recalcar que yo no fui lo que fui porque deseara serlo, simplemente fueron las circunstancias. Con 18 o 20 años toda esa capacidad que todos tenemos de creernos que nos salió bien porque somos muy buenos, todo eso desaparece en un milisegundo y sale lo poco que realmente eres ante delincuentes y asesinos de verdad. Os preguntareis el porque de todo esto que os cuento,ahora entenderéis.

Voy al mensaje que quería dar. Estando España en estas circunstancias tan dramáticas por fuera con atentados políticos, uno que marcó a todo el país por bárbaro, sinsentido y con mucho veneno aparte de balas, con mucha intimidación y miedo, un mensaje de terror, fue la matanza de Atocha.

Doña Manuela Carmena no murió ese día por esas cosas que tiene el destino .Los que murieron no han muerto en nuestras memorias y los que no murieron por gracia del destino nacieron de nuevo para dedicar su vida a trabajar aún con mas ganas y determinación, descubrir a los culpables y que pagaran por lo que hicieron. Los culpables fueron ultraderechistas, unidos al franquismo mas violento.

Carmena dijo que fue el precio a pagar por la libertad y la democracia .A mi me vale si ella lo dice con esa generosidad que siempre demostró hacia sus enemigos, mas la engrandece lo que hace o hacia en sus tiempos de juez de vigilancia por los presos que estaban en agujeros (celdas de castigo) sin agua, comida ,ropa y con palizas cada vez que suplicaban agua, comida etc. Esto lo soluciono Manuela Carmena en la década de los 80 después de ese atentado ,lejos de acobardarse o tragar esa mierda que tragaban casi todos, sobre todo instituciones penitenciarias de los 70 y 80. Yo fui testigo de cómo Manuela Carmena y otros compañeros valientes como ella cambiaron los abusos, palizas, corrupción y muchas muertes sin explicación ni castigo que quedaban impunes.  

Este fue mi testimonio sobre esos años y esa enorme señora que a muchísimos como yo nos cambio la vida para bien, solo con escucharnos darnos esperanza y cumplir sus promesas, quitándonos partes injustos, dándonos los permisos que nos denegaban por sistema y apostando por la reinserción.

Sacó a muchísima gente a sitios de desintoxicación y cambió su vida y la de su familia solo con creer en ellos y darles sus derechos. Todo lo que toca esa mujer lo repara con ese aura que tienen los grandes personajes. Jamás nadie que la haya conocido o pedido ayuda os podrá decir algo negativo de Doña Manuela Carmena.

Ella siguió días, semanas, meses y empezó a sacar chicos de celdas en las que estaban injustamente metidos y torturados. Empezó a quitar cargos según iba caminando a los funcionarios corruptos. Hizo una limpieza extraordinaria, saco cientos y cientos de drogadictos que no eran delincuentes. Ayudo a docenas de madres encontrar a sus hijos enterrados en las cloacas del estado. Al final impuso la justicia hasta donde pudo y hasta los funcionarios acabaron respetándola mucho. Era un clásico saber que venía a una galería y casi todos los presos sin excepción salíamos a aplaudirla y escuchar unos 70000 aplausos juntos. Os aseguro que te emocionabas mucho.

Para terminar diré que siento vergüenza ajena por quienes la criticaron por volar en primera. Estaba recomendado por sus médicos y aún así, después de saldar mas de dos mil millones de deuda en el ayuntamiento de Madrid, lo que teníamos que hacer es regalarla un jet privado. Seas de izquierdas o derechas estos seres de luz tendríamos que reconocerlos, quererlos y cuidarlos como patrimonio nuestro.

Aurelio Rodriguez

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply