Brasil sale a la calle para reclamar seguir en la senda del progreso social

0

P.L.-En los 10 años de gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) el avance en Brasil ha sido notorio. El gobierno de Lula y Dilma Roussef ha conseguido sacar de la pobreza a 40 millones de personas con importantes avances para garantizar los servicios públicos a los brasileños.

Brasil, todavía con 100 millones de personas sumidas en la pobreza, afronta un momento de bajo crecimiento con una inflación que en los últimos meses acumuló un 6,5%. Por otro lado, la inversión en el Mundial de Fútbol de 2014 ha superado los 15.000 millones de dólares, gastándose más de 600 millones en estadios como el Mané Garrincha de Brasilia.Educacion y salud nivel fifa

Actualmente el PT tiene 180 de 500 escaños en el Congreso y se debe a otros socios de parlamentarios, como el  Partido do Movimento Democrático Brasileiro (PMDB), lo que impide al PT avanzar con su programa de reformas. Sin embargo, no ha habido un cambio en el poder financiero y la dirección Banco Central de Brasil. Gran parte de la izquierda, incluso dentro del PT, es crítica con Lula y Dilma Roussef por seguir condicionando sus políticas al poder financiero.

En este marco, la gestión privada del transporte público ha incentivado un aumento en el coste de mantenimiento e infraestructura. Esta dependencia llevó al Gobierno a proponer una subida del billete. Actualmente el 35% de los brasileños no pueden hacer uso del transporte por su elevado precio.  Esta situación propició el nacimiento del movimiento social Base Libre. El objetivo que se marca este movimiento es beneficiar a los sectores más pobres y reclamar la no subida del transporte.

La situación social que atraviesa el país, aunada por estas subidas y la enorme inversión en el Mundial de Fútbol y Juegos Olímpicos, ha hecho que los brasileños salgan a la calle para lanzar un mensaje claro contra las políticas de estancamiento social. Por su lado, en comparecencia pública, la presidenta se ha alineado con las protestas y ha dado su palabra de retirar la subida del transporte, así como su intención de analizar y trabajar las demandas ciudadanas.  En dicha comparecencia, también ha asegurado que la financiación del Mundial de Fútbol de 2014 ha sido sufragada en gran parte por inversores privados y otros países.

La derecha, desde un principio ha intentado sumarse a las protestas para debilitar la imagen del PT cara a las elecciones de 2014, haciendo uso de su influencia en el poder de los medios de comunicación brasileños. El alto calado social de las protestas y su trasfondo de madurez política y democrática, ha dejado de lado progresivamente a los sectores más conservadores. Mientras, muchos miembros del PT sí se están sumando a la protesta para conseguir que el poder social pueda imponerse al financiero y culminar las reformas que necesita el país.

Desde el mundo del fútbol las reacciones no se han hecho esperar. El catalogado por muchos expertos como mejor jugador de fútbol de la historia, Pelé, instó a los manifestantes a que “dejen las calles y apoyen a Brasil”. Como respuesta a estas inoportunas declaraciones Romario, ex jugador de fútbol y diputado del Partido Socialista do Brasil, lanzó su apoyo a los manifestantes y afirmó que “Pelé no es consciente de la situación del país y habla tanta mierda cada día, que callado es un poeta”. Por su parte Ronaldo, miembro de la Organización del Mundial de 2014 y ex jugador de Barça y Real Madrid, quiso quitar hierro a las críticas, asegurando que “la organización ha regalado 32000 entradas debido a la situación del país”. Rivaldo, ex jugador de Deportivo y Barça, se pronunció al respecto mediante su cuenta de Twitter: “yo fui pobre y sentí en la piel la dificultad de estudiar en una escuela pública y no tener un buen servicio de salud” “Es una vergüenza estar gastando tanto dinero para este Mundial. Brasil no tiene condiciones y no necesita organizar un Mundial, sino invertir en educación y salud”

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply