Alcorcón libre ni se calla ni se rinde

0

Pablo López.- Sin apenas siglas, codo con codo, comenzó la Huelga General en Alcorcón.
A partir de las 3 de la mañana varias vecinas comenzaban a congregarse en las inmediaciones del polígono Urtinsa. Despertaba al calor de la dignidad un piquete informativo que recorrió las naves e industrias para lanzar un alegato por el trabajo digno y contra las medidas degenerativas del actual Gobierno.
En torno a las 5 de la mañana el piquete se concentró en las cocheras de la empresa de autobuses Arriba-DeBlas. Varios efectivos de la Policía Nacional impidieron todo tipo de negociaciones e informaciones bajo miradas de burla y desprecio. Casi todas las agentes iban con la cabeza tapada y sin identificar. Un policía en concreto hizo uso de su escudo para embestir violentamente a miembros del piquete obviando órdenes.
Minutos después el policía al mando alzó violentamente la voz: “¡Sin contemplaciones!”. Sus palabras dieron pie a una violencia policial extrema y sin precedentes en la historia de la localidad. No tuvieron escrúpulos en golpear con sadismo criminal a personas completamente desarmadas y, en algunos casos, mayores y niños. Algunas agentes se saltaron todos los protocolos de actuación y golpearon más arriba de la cintura. Finalmente disolvieron el piquete informativo en dos grupos.
Sobre las 7 las vecinas se volvieron a reunir frente al Ayuntamiento. Media hora más tarde un grupo se disgregó para ejercer su derecho a informar en las inmediaciones de Alcorcón Central. Siempre bajo un desproporcionado control policial.
Una vez en Alcorcón Central la policía cercó al piquete y les exigió la documentación uno a uno. Un vecino es secuestrado por varias agentes. El muchacho, de apenas veinte años, es arrastrado al centro de la calle y golpeado frente a la mirada estupefacta de las personas que esperaban el autobús o el Cercanías. Instantes después comenzó una nueva carga. Cundió el caos y las agentes se desahogaron con todas las personas. Varias agentes infiltradas sacaron porras extensibles para pegar a traición.
El balance fue tremendo: más de una veintena de heridos, ninguno de ellos policía, y cinco detenidos. Una ambulancia tuvo que acudir a recoger a uno de ellos.
A lo largo de la mañana las vecinas iban uniéndose a las manifestaciones que iban recorriendo el municipio. La más multitudinaria tuvo lugar a raíz de la concentración convocada a las 12 h en la Plaza del Ayuntamiento. Ésta derivó en una marcha multitudinaria que avanzó por la calle Mayor, Valladolid y Retamas hasta alcanzar el Centro Unificado de Seguridad. Una vez allí se rodeó la comisaría exigiendo la libertad de las detenidas. Las policías no daban crédito. Tras poco más de dos horas un abogado consiguió entrar para dar cobertura legal a las detenidas. Pasadas las 14 h la concentración se disolvió.
Fue sin lugar a dudas una de las mayores manifestaciones de la historia de Alcorcón.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply