A los camaradas de Atocha

0

Admirados camaradas,

Hoy, cuarenta años después, el odio franquista sigue latente como un virus en la sociedad española. El Régimen se supo cuidar bien de no ser condenado. Muchos terroristas, muchos genocidas, no conocieron cárcel, ni censura, ni rechazo. Habían “ganado” su “cruzada” y había puesto los cimientos para un “estado democrático”.

Manifestación en homenaje a los asesinados abogados laboralistas de Atocha

Hoy el espíritu de las alimañas hechas de la mierda de la más inmunda cloaca que os asesinaron sigue vivo. Estos asquerosos sujetos siguen manifestándose homenajeando al mayor enemigo de todas y cada una de las naciones de España. Todavía en algunos lugares persisten sus símbolos. Todavía sus colores adornan todos los símbolos nacionales. Todavía sus herederos son jefes de Estado. Todavía hay enfermos que les representan en el Gobierno. Nadie les para, ni les encarcela, ni les denuncian. Nadie.

Camaradas de Atocha, parecíamos despertar pero El Régimen nos ha dormido. ¿Sabéis? Los grandes sindicatos no son capaces de hacer oposición al Gobierno. Para más inri algunos están metidos en casos de corrupción. Han perdido hasta la capacidad de negociación y han abandonado la línea revolucionaria. Hoy han perdido la credibilidad mermando al movimiento obrero.

Camaradas, hoy los sindicatos, son más necesarios que nunca. No podemos perder la representación. No podemos perder las herramientas. No podemos seguir perdiendo derechos. Debemos reconquistarlos. Y es que si destruyen la sindicación nos esclavizan.

Este año, una vez más, os homenajearemos con la cabeza bien alta, con el puño aún más alto, con los dientes apretados por la rabia de un movimiento obrero marchito. Una vez más seguiremos adelante encarnando vuestros valores: unir al Pueblo contra el enemigo y traer una sociedad más justa. Posiblemente el mejor homenaje que os podamos dar es volver a llenar la calle y volver a conquistar derechos.

No olvidamos, ni queremos olvidar. No perdonamos, ni queremos perdonar. Os queremos, os admiramos, os necesitamos. ¡Que viva la lucha de la clase obrera!

Salud y República.

Pablo L.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply