#8M: La Lucha sigue

0

@Mar Millán.- Hoy, como todas sabemos, es el Día de la Mujer, un día más de los 365 días en los que las mujeres tenemos que luchar contra el machismo, pero que sirve para recordar todos los campos donde aún queda mucho para conseguir la igualdad:

En nuestros trabajos, dónde cobramos mucho menos que nuestros compañeros hombres, dónde nos limitan nuestros ascensos por buenas trabajadoras que seamos y donde nos despiden porque la baja por maternidad y la crianza de nuestros hijos es un estigma laboral en exclusiva nuestro.

En nuestros hogares, cuando se nos carga con las tareas domésticas porque “sabemos hacerlas mejor”, y tenemos a cargo a nuestros familiares dependientes porque somos más “humanas” y atentas.

En la calle, dónde aún hoy tenemos que soportar los comentarios sexistas de aquellos que se creen con el derecho de poder hacerlo y tenemos que volver a casa de noche con miedo de ser asaltadas.

En la política, donde nuestra representación sigue siendo poca y pobre, tanto en los partidos tradicionales como en aquellos que se dicen nuevos y que replican las mismas conductas machirulas.

En el deporte, donde seguimos siendo categorías minoritarias, enfocadas por los patrocinadores además como escenarios sexistas donde lucir palmito.

En el cine y la televisión, donde seguimos siendo el sexo débil y maligno, esa pobre mujer indefensa que necesita ser rescatada, o la vecina malvada que engaña a nuestro pobre marido para sernos infiel.

En la moda, donde tenemos que seguir “sufriendo para estar guapas”, con estilismos pensados para todo menos para ser cómodos.

En definitiva, en todos los contextos sociales donde miremos, porque en una sociedad heteropatriarcal y machista como la nuestra es difícil encontrar un solo atisbo de igualdad, por mucho que algunos ahora se empeñen en decirnos que es algo ya superado.

Y aunque esta lucha es diaria, el Día de la Mujer es importante para recordar: Recordar a aquellas que un 8 de Marzo de 1908 fueron quemadas vivas en una fábrica de Nueva York por reclamar igualdad, y por aquellas que todos los días son asesinadas por el simple hecho de ser mujeres.

Ayer las mujeres de la Puerta del Sol finalizaron su huelga de hambre al conseguir que, por fin sus propuestas fueran escuchadas por la subcomisión de violencia de género. Otro triunfo, otra llama que nos alumbra el camino por el que debemos continuar, un camino que recorremos en tinieblas y donde sólo nos tenemos a nosotras mismas.

Pero la lucha sigue, cueste lo que cueste.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply