A vueltas con el golpismo en Venezuela

0
El saldo de los disturbios en Venezuela es de 17 muertos WEB

Disturbios en Venezuela

Juan Carlos Monedero.- Pensamos, quizá con ingenuidad, que con el triunfo del Presidente Maduro en las últimas elecciones municipales la situación en Venezuela iba a tranquilizarse. Capriles, el candidato derrotado, reconoció la victoria de Maduro y también su legitimidad. Pero ahí comenzó también la fragmentación entre las filas de la derecha. Ahora, de la mano de Estados Unidos, la derecha intenta llegar al gobierno mediante la fuerza. Capriles dejó de servirles y vuelven al sabotaje, a poner muertos en las calles, a la desestabilización.

La prensa internacional ha vuelto a ser cómplice de la enésima intentona golpista. Son los que hablan de “los dos bandos” o de los “extremistas de ambos lados”, como si fuera lo mismo estar en el Gobierno que ser un golpista. Además, forman parte de la estrategia golpista y acusa al Gobierno de Maduro de ilegítimo. Ya vamos sabiendo que para la prensa europea eso de ganar las elecciones es una estupidez cuando no las ganan sus patrones (¿nos acordamos de Rajoy asumiendo que le da lo mismo los compromisos electorales que le llevaron a la Presidencia del Gobierno?).

Las acusaciones vertidas sobre el gobierno bolivariano apenas se sostienen cuando se conoce la realidad del país. La derecha golpista venezolana está armada, está vinculada con el paramilitarismo colombiano y siempre tiene como estrategia sembrar la calle de muertos  para intentar estrechar el cerco contra el gobierno. Como ocurrió en 2002, vuelven a conocerse conversaciones previas donde ya se anunciaba que las manifestaciones iban a terminar con muertos o aparecen, como en tantas otras ocasiones, mercenarios contratados para generar desórdenes. Por el contrario, otros vídeos demuestran cómo la policía bolivariana tiene un comportamiento bien diferente del que vemos en otros países, incluido España. Sin olvidar que uno de los tres muertos era un militante chavista. Pero esas informaciones no aparecen en los medios: no sirven para criminalizar a Venezuela.

No obstante, el gobierno de Venezuela tiene los medios suficientes para resistir un golpe de Estado (como ocurrió en España en julio de 1936). En su momento Chávez compró 100.000 kalashnikov para armar a las milicias bolivarianas. En América Latina saben que los golpes de Estado organizados desde Estados Unidos son parte de la política del continente. Quien quiera entrar por la fuerza en Venezuela, va a encontrarse con mucho pueblo enfrente. Tienen además unas fuerzas armadas comprometidas con su misión de salvaguardar al pueblo y no a los latifundistas y a los grandes empresarios. Tendremos que ver qué pasaría en Europa si una fuerza política como Syriza gana las elecciones en Grecia. En la América del Sur han aprendido sus lecciones. Allende no murió en vano.

En Venezuela no hay enfrentamiento entre dos bandos. Hay un Gobierno legítimo y una minoría que no está dispuesta a dejarle gobernar. Es patente que en Venezuela hay serios problemas económicos (¿recordamos que hay una crisis mundial?), problemas de seguridad y problemas igualmente graves de gestión administrativa. Problemas que hay que sumar la permanente espada de Damocles del golpismo para enfrentar los problemas pendientes. La tarea de la oposición debiera centrarse en señalar las deficiencias de la gestión de Maduro e ir preparando un modelo de país alternativo que convenza a las mayorías. Lamentablemente aún sueña con hacerse con las mayores reservas de petróleo del mundo. Una codiciada pieza. Por eso fueron ayer contra Chávez y van hoy contra Maduro. Que Venezuela esté en los telediarios tiene que ver con que tienen petróleo y no son obedientes a los mandatos del norte.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply