23N: La unión para salvar a las personas y juzgar a los culpables

0

23nGreenpeace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo López.- El rescate a la banca, la LOMCE, la Ley de Seguridad Ciudadana, las pensiones, los diferentes tasazos…  La situación de las personas en este país es cada día más insostenible. Las numerosas manifestaciones que se han sucedido en los dos últimos años son ejemplos claros de la desesperada situación y del alto grado de oposición que hay en la calle al ejecutivo de Mariano Rajoy. Sin ir más lejos la mañana del pasado sábado 23 de noviembre, coincidiendo con el segundo aniversario de gobierno del Partido Popular, dos manifestaciones recorrieron el centro de Madrid con el mismo objetivo: defender a las personas y realizar un juicio a la banca.

La primera marcha recorrió el paseo del prado desde Atocha hasta calle Alcalá, donde concluyó con la lectura de  un manifiesto de las diferentes convocantes. Esta manifestación fue secundada por Cumbre Social y Marea Ciudadana de Madrid. Entre las asistentes se encontraban varias representantes de la política y el sindicalismo que esta vez optaron por no permanecer en la cabecera para no robar protagonismo al resto de participantes.

La segunda manifestación recorrió la Gran Vía desde Pza. España hasta la Puerta del Sol, donde se concluyó con la lectura de un manifiesto y una asamblea. Esta movilización estaba convocada por el Tribunal Ciudadano de Justicia y asambleas del movimiento 15M.

Muchos de los asistentes “rotaron” de una a otra manifestación ya que ambas eran prácticamente iguales. De hecho organizaciones como EQUO y Ecologistas en Acción optaron por apoyar, difundir y participar en ambas.

Y nos preguntamos ¿por qué no hubo consenso para hacer una movilización unitaria? En ésta parece ser que no hubo consenso porque los sindicatos no quisieron “tragar” con que la protesta se enfocase en parte hacia el tema de juicio a la banca. Así mismo, varias personas cercanas al TCJ y algunas asambleas del 15M expusieron que es difícil negociar con los sindicatos por la radical diferencia de forma entre ambas políticas.

Es difícil encontrar a alguien de “los de abajo” que no le parezca kafkiano esta guerra interna de esa mayoría que a fin de cuentas tiene un proyecto común a corto plazo: recuperar los privilegios robados a la ciudadanía y la dimisión del Gobierno. Las movilizaciones se desinflan y la falta de consenso y resultados desanima a un pueblo que cada día tiene más miedo, un miedo que le aboca a la indiferencia y la sumisión.

No obstante los acercamientos que está habiendo entre las distintas posiciones de la izquierda son positivos y ojalá comencemos a pensar en causas y no en nuestro ego, arrogancia y escepticismo como asamblea, partido, sindicato u organización. Las más de 60 movilizaciones que hubo el sábado 23 de noviembre y las más de 3000 que ha habido a lo largo del año son el auténtico brote verde que crece en el páramo arrasado por buitres, gaviotas y banqueros. No lo destruyamos. Expandámoslo, unámonos. Nuestro enemigo es mucho más grande. Si se puede.

 

 

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply