15M Libre te quiero. Una mirada respetuosa

0

Al final de la manifestación del 15 de mayo que había convocado Democracia Real Ya, algunas personas decidieron quedarse y hacer noche. “Como no tenemos casa, nos quedamos en la plaza”, un grito que sería muy coreado en las siguientes jornadas. Un par de semanas antes había tenido lugar otra manifestación de protesta, convocada por Juventud sin Futuro, como otras muchas que venían sucediéndose ante la falta de horizontes de generaciones enteras. Ahí es donde comienza el relato de “15M Libre te quiero”.

Lo que sucedió después ya forma parte de muchas memorias, y aún no sabemos que forma definitiva tendrá en los manuales de historia. La toma de las plazas -en Madrid, la Puerta del Sol; en Barcelona, plaza Catalunya, muchas otras plazas en ciudades y pueblos de todo el país-. En Sol se transforma la plaza en un pequeño poblado con suelos de cartón y techos de lona. Una ciudad que amplifique las protestas: laborales (“si somos el futuro, porqué nos dan por culo”), legales (una reforma de la ley electoral, listas abiertas), de igualdad de derechos y contra las redadas de inmigrantes o el racismo, de género (“hasta los ovarios del fondo monetario”), de expresión (SOLfónica, improvisados flash mob), etcétera.

Las plazas transformadas en ágoras. Allí se celebran las asambleas de cientos, a veces miles, de personas. De ahí saldrán las comisiones y grupos de trabajo: política a largo y corto plazo, economía, educación, sanidad pública, medio ambiente, urbanismo, legal, internacional, feminismos, respeto, limpieza, etc. El lenguaje corporal -manos alzadas en aplausos mudos y el resto de gestos con el lenguaje de signos- renuevan la formas de celebrar un rito conjunto. Y ayudan a comunicarse a personas muy distintas, unidas por un malestar y las ganas de oírse y llegar a acuerdos provisionales, tácticos: “Vamos despacio porque vamos lejos”.

El documental repasa esas semanas con una mirada microscópica, que retrate el clima que se vivió. El despertar de la acampada. La desobediencia a la orden de la junta electoral central de disolver la protesta por las elecciones. La plaza tomada. El desalojo violento en plaza de Catalunya. El final de la acampada Sol. La presión de los medios de comunicación tradicionales y sospechosas asociaciones de comerciantes. La plaza ocupada por la policía, cercada y vacía. El forcejeo como en una melée entre fuerzas del orden y ciudadanos. Los helicópteros aleteando y grabando. Pero el relato es necesariamente impresionista, se fija en gestos, hechos singulares, su único guión se basa en las consignas que se corean, en los carteles y las pancartas, en fragmentos de comunicados o breves intervenciones en asambleas.

Por todo ello, resulta una fotografía parcial. No está hecha desde una mirada militante ni interna a los movimientos que integraron el 15M. Pero sí trata la lucha y el derroche de imaginación con respeto. Y de fondo suenan como un estribillo que atraviesa los sesenta minutos los versos de Agustín García Calvo en la voz de Amancio Prada: “Libre te quiero como arroyo que salta de peña en peña (…)”

Información útil:

Web: http://libretequiero.es

Ficha técnica: http://libretequiero.es/sobre-la-pelicula

Dónde verla: sábados y domingo, 12h, cines Ideal; pequeño cine estudio

Comments

comments

Share.

Leave A Reply