La burbuja del fútbol: Europa ha sacado la aguja

0

 

Accede  a la imagen para ver los datos completos

Accede a la imagen para ver los datos completos

Pablo López.- El pasado mes de diciembre, la Unión Europea abrió expediente a siete clubes españoles de fútbol por recibir ayudas públicas ilegales. Los afectados son: Real Madrid, FC Barcelona, Atlethic Club de Bilbao, Osasuna, Valencia, Elche y Hércules.

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García Margallo, se ha erigido de inmediato en defensor de los clubes sin realizar ninguna investigación previa, declarando que “el Gobierno va a dar la batalla en defensa de los clubes españoles porque también forman parte de la marca España”. Una defensa no válida para Bruselas que ha dado al Gobierno de España un mes de plazo para recoger argumentos que rebatan las sospechas. Si estos argumentos no convencen a Joaquín Almunia, Comisario Europeo de Competencia, la Comisión Europea forzará la devolución de las supuestas millonarias ayudas ilegales.

El caso de los clubes valencianos se remonta al gobierno de Francisco Camps cuando el Instituto Valenciano de Crédito avaló al Valencia, Elche y Hércules por valor de 118 millones de euros. Los tres clubes se negaron públicamente a pagar esa deuda por lo que la Generalitat Valenciana deberá hacerse cargo de ella con el dinero de todos los valencianos.

También están siendo investigados supuestos tratos de favor, operaciones y recalificaciones efectuadas entre Real Madrid y Ayuntamiento de Madrid con varios terrenos de la Capital. Estas operaciones sirvieron, supuestamente, para sanear las, por aquel entonces, maltrechas cuentas del equipo merengue. El Athletic Club de Bilbao también está en el punto de mira tras la construcción del nuevo estadio de San Mamés, cuya financiación proviene en un 60% de fondos públicos, es decir unos 120 millones.

Por otro lado en 1990, con el objetivo de sanear la deuda generada por los equipos de fútbol, se creó la figura de las Sociedades Anónimas Deportivas. Prácticamente todos los equipos se transformaron en SAD salvo cuatro que siguieron siendo sociedades deportivas: Real Madrid, FC Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna. Desde entonces estos cuatro clubes gozan de beneficios fiscales ya que al ser considerados sociedades deportivas no mercantiles no pagan impuesto de sociedades. Este hecho ha llevado a varios clubes europeos, como el Bayern Munich, a denunciar los beneficios fiscales de sus competidores españoles.

Pero las irregularidades en el fútbol español no se quedan en la denuncia que Bruselas ha lanzado sobre estos siete clubes. Los equipos que son SAD deben en torno a 700 millones de euros a Hacienda de los cuales más de 500 millones de euros pertenecen a la deuda de los clubes de la primera división. A esta cifra se le añaden unos 17 millones de euros que adeudan a la Seguridad Social. A estas cifras hay que sumar la deuda de los cuatro clubes que no son SAD (R.Madrid, Barcelona, A.Bilbao y Osasuna), una cifra que el Gobierno no ha facilitado por considerar que “se podría vulnerar la confidencialidad que impone el ordenamiento jurídico, al permitir la identificación indirecta de la deuda de algún club en concreto”.

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, cree que estas denuncias de la Comisión Europea corresponden a “una campaña para desprestigiar el fútbol español”. Aunque la realidad pinta muy distinta y el oscurantismo en las cuentas del fútbol español sigue estando a la orden del día.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply