Veintiocho de julio. Ciudad Universitaria. Unos 36 grados a la sombra. Vamos en busca del yacimiento arqueológico que ha estado en funcionamiento durante todo el mes. Ascendemos por las colinas que hay tras la facultad de odontología de la Universidad Complutense de Madrid. Nos topamos con dos hombres con dos palas introduciendo arena en una zanja. Se adentran en una especie de cráter con un fondo de superficie lisa y un rectángulo, como si fuese una tumba. “A metro y medio se encuentra el suelo original” uno de los hombres nos explica el porqué del agujero. Su nombre es Carlos…

Share.
0

VENEZUELA vs. CATALUÑA

Begoña Chorques Fuster.- Es un lunes cualquiera de julio. Es un lunes perezoso de vacaciones, de desayuno tardío y reposado. En…